Estricnina

El envenenamiento con estricnina se manifiesta con convulsiones y contracciones musculares con arqueo en el cuello y rigidez de las patas, que se presentan a la menor provocación.


Notas para el veterinario

Fuente. La estricnina se usó mucho como veneno para ratas, pero actualmente está prohibida. Sin embargo, se encuentra presente en algunos insecticidas.

Dosis letal. 15-30 mg

Mecanismo de acción. Aumento de la excitabilidad refleja de la médula espinal, que debilita la inhibición de la propagación del estímulo de las células motoras. El resultado son contracciones de varios grupos musculares a la vez. El agotamiento muscular hace que se produzca un intenso rigor mortis poco después de la muerte.

Manifestaciones clínicas. Aparecen entre 10 y 20 minutos después de ingerido el veneno. El signo más consistente son las convulsiones, que duran de medio a dos minutos, y los espasmos con arqueo del cuello y rigidez de las extremidades. Hay aumento en la intensidad de los reflejos osteotendinosos profundos, rigidez articular que altera la marcha. Hay espasmos de los músculos extensores que afectan las extremidades sobre todo, y que se presentan con intervalos de 5 a 15 minutos. Conforme el envenenamiento progresa, los espasmos se hacen más frecuentes e intensos, hasta el opistótonos completo. Aumenta la frecuencia de convulsiones, entre las cuales hay periodos de relajación. La conciencia se conserva y el dolor es intenso. Los ojos pueden volverse saltones. El animal está inquieto y no haya reposo en posición alguna. Cualquier sonido o estímulo puede desencadenar los espasmos.

Causa de la muerte. Insuficiencia respiratoria por espasmos en los músculos intercostales y daño a los centros respiratorios del sistema nervioso central.

Detección. La estricnina puede detectarse en lavados gástricos o en el vómito.

Acumulación. La estricnina no tiene efecto acumulativo. Dosis menores a las que producen el cuadro clínico no provocan problemas.

Antídoto. No hay.

Tratamiento

Medidas de urgencia. Si los síntomas son incipientes, administrar apomorfina, 40 microgramos por kilogramo de peso vivo, por vía intravenosa, para inducir el vómito. Puede administrarse ácido tánico al 1 ó 2 por ciento para inactivar algún residuo de estricnina.

Si los síntomas han iniciado, aplicar respiración artificial de preferencia con oxígeno. Controlar las convulsiones con succinilcolina 10-50 mg por vía intravenosa, reforzando la respiración artificial en la subsecuente apnea. Si no se tiene experiencia en el manejo de succinilcolina, se puede anestesiar el animal con pentobarbital sódico y mefesenin, hasta obtener una relajación completa. Lavado gástrico evitando la broncoaspiración, sifonando hasta que el contenido sea totalmente claro, y posterior aplicación de carbón activado o lavado estomacal y luego aplicación de ácido tánico al 2 por ciento. No intente el lavado gástrico si el animal no está totalmene relajado.

Medidas generales. Disminuir los estímulos ambientales como luz, sonidos fuertes, caricias y demás al mínimo, para evitar desencadenar espasmos.

Pronóstico. Reservado. Si sobreviven las primeras 24 horas, puede asegurarse la recuperación.


Comentarios y correcciones a red.hiperactivos@gmail.com

Página Principal de www.hiperactivos.com